Mia
(56 años), Harvey

Mia conoce bien los efectos de la COVID, ella misma tuvo que batallar contra el virus durante los primeros días de la pandemia, perdiendo el gusto y el olfato antes de que fueran reconocidos oficialmente como síntomas. Pero incluso después de su recuperación, la batalla estaba lejos de ser ganada. Como enfermera diplomada y Directora de Salud y Programas Comunitarios de Family Christian Health Center, fue testigo directa del impacto devastador que ha tenido la COVID-19 en sus pacientes y familiares.

Casi un año después, Mia, de 56 años, recibió las dos dosis de la vacuna y está alentando a otros a hacer lo mismo para poder regresar a las actividades y ver a la gente que ama, es decir, ver a su familia y a sus pacientes en persona y volver a la iglesia.

Con su caudal de conocimientos en el cuidado de la salud, Mia les dice a todos lo mismo cuando habla de la vacuna. “Usted conoce su cuerpo mejor que nadie y por eso debe asegurarse de conocer los hechos. Investigue en un sitio web confiable y hable con su médico. No deje que sus amigos de Facebook le digan cuál es la verdad”.


Usted conoce su cuerpo mejor que nadie y por eso debe asegurarse de conocer los hechos

es_ESEspañol